HOMUNCULUS

Allí, en la biosfera de su gestualidad, ese laberinto con el que vive la sustancia de todos sus días, destaca una docena de rictus que son el gps de lo que se adivina pudo haber sido.

Es preciso señalar que hay una oquedad en esa presencia, claro está, en toda esa geografía de muecas. Nuestro ser es un puñado de helio. Gas, polvo en suspensión, un frente frío, una isobara disuelta, un subterfugio. Un logaritmo imposible.

Vivian-Maier6.png

Y sin embargo creo adivinar en ese esbozo de mirada, en las grietas del rostro, en su forma de escrutarnos, la esbelta presencia de todas las  preguntas necesarias.

No termino de apaciguar mí apetito por convertirlo en un germen, en un ocaso, en una fiebre terminal. Es la necesidad de transformarlo en una sombra que me persiga. Pero no; es brutal su luz. La certeza que hay en sus ojos  me confirma que no poblará mis sueños. Su horizonte es limitado para viajar por la gelatina de mi cerebro. Ignora que soy otro.

No acabo de concluir si me aterra su expresión de desafío herido o la ternura del vacío que lo rodea.

El caso es que me han dicho que se dispone a viajar al otro lado, al lugar donde se construyen las tormentas. Y no puedo detenerlo.

Por lo demás, me gustan sus calcetines.

 

 

 

 

 

MADRESELVA 

El ocre, la luz cenital, la ácida certidumbre, la oscuridad que tanto daña. No hay ni siquiera un gramo de benevolencia en ese espacio que ciñe sus respuestas  y todo el carrusel de objecciones que son su fortaleza.

En la terraza de la cafetería, su neutralidad, afirma que nada existe entre todos los demás que provoque una nausea ligera. El viaje ha concluido, la familia regular, las ansias descabelladas, el porvenir sajado, la memoria aterida.Ya no recuerda la lluvia ni el crepúsculo en su cara.

Bebe un dubonnet extraño que no alcanza la pulcra intención de molestar por su imprudencia. Es tarde pero no demasiado para exigir un gesto ridículo . Esa fatua estratagema con la que trata de quemar con cera una llaga imposible.

Confiesa algunas de sus batallas privadas, es emética como una madreselva trepando por los blandos muros de esta inutil conversacion. Es la cuchilla que divide el libro ausente que explica su vida este verano; ahora cuando muere Julio hediendo , carcoma, sol infinito, desahucio, desgarros y besos desvanecidos.

CARNE DE CAÑON

Cuando el lloriqueo se adense en la habitual indolencia, comenzaremos a explicar la nueva tragedia con los contumaces argumentos laberínticos de siempre. Esos que se recrean en lo accesorio y eluden cualquier aproximación a la verdad de las cosas.

Es cierto que nos conmueven las vísceras desparramadas de nuestros vecinos pero solo en los interludios de los gozos.

Quienes nos matan nos conocen  por eso nos derrotan una y otra vez. Saben que nos hemos acostumbrado a convivir con la pesadilla. Olvidar es una opción irrefutable.

Ahora ha sido Niza; mañana quien sabe. Acomodados en una zona neutra donde los aspavientos se prefieren a  la confrontación, la suerte de una civilización cansada está fatalmente condenada a los funerales masivos El exterminio continuará. El desfile de los cadáveres nos seduce como un atardecer los los Mares del Sur.

Cnam7plVIAIVbw3

 

Cualquier tragedia cabe en un comentario estúpido en Facebook. Ese delirio resuelve el problema. Esa es la categoría moral que preferimos abordar. Nuestro Sísifo. Más allá solo hay sombras y un abismo circular sin fondo.

 

ASCUAS Y BRASAS

Desde aquí me asomé al mar. En esta esquina de piedra, me senté un rato para asombrarme con la quietud de ese espacio infinito que se despliega con una precisión fatal: vasto mundo desolado o cálida placenta.. Supe que en esa calma se prefiguraba la eternidad de los días que iban a venir y que pretendía vivirlos con la necesidad de prolongarlos hasta donde pudiera.
20160701_121507 [87618]
No era un deseo, ni un sueño, ni una promesa, ni una estúpida pretensión. Exclusivamente, era hambre por ser dueño de todos los minutos hasta que se consumieran.
Y allí estaba, anclado sobre los pies escuchando el rumor de la inmensidad. Denso y voraz en medio de su luz inacabada.

20160701_121510 [74873]

Luego, caminaría por las calles sin buscar recuerdos de aquellos otros días también agostados. Subiendo y bajando por los andurriales del laberinto, presumí de saber adonde iba aún reconociendo la ausencia tenaz de cualquier objetivo. Solo malgastaba todas y cada una de las secuencias del tiempo que me separaban de la hora de comer.

Y allí fuimos. Sin frugalidad. Con la esperanza, sin timidez, de anestesiarnos con todos los sabores que pudiéramos permitirnos. Y fueron unos cuantos.

20160630_144545 [51748]
En ese menester que nos ocupó las horas más abrasadas, nada nos apartó de lo inmediato. No miramos a nuestra espalda ní una sola vez. No hubo sombras ni datos nuevos. Solo engullimos con la lentitud necesaria para que no nos alcanzara el final.
Al atardecer, en la playa regresé al ciego sajón de Buenos Aíres. Seguía conmigo, fiel y distante, sentencioso y elegante.

Borges

Más tarde, nos sumergimos en el mar y en la noche.

CLONANDO LAS BALAS

Un día de estos, entre el amanecer, el perro que ladra ahí abajo y los pensamientos dañinos que nunca sobran, me he tentado para migrar al Planeta TUMBLR.  Hecho.

A ese rincón de la galaxia me he ido con los ornitorrincos y todos los traumas que me acompañan, para formar una nueva colonia y foguearne en otra intersección del caos.

Mientras el perro continuaba su alegre letanía he meditado un rato: Preparo o no… un funeral por este hormiguero en WordPress ? Abandono esta esquina para siempre y tal.

No hace falta. La dejo que sobreviva. Que lata sola entre silencios y fantasmas. A saltos me colaré y dejaré alguna bala naúfraga.

Retrato despues del perro

Pero, amigos, para todos los efectos me he clonado en Tumblr. La tribu crece y mi ego con ella.  Nos leemos. Buscar aquí.

 

 

 

 

 

TRUE DETECTIVE

En estos días busco entre mis compadres más engagé al perjuro que no haya sido abducido por TRUE DETECTIVE. Pesquisa inútil. Todos son feligreses alcanzados por los rayos gamma de la serie de moda. Todos han chapoteado felices en los pantanos de Louisiana. No conozco a ni uno solo que, a la altura de segundo trago, no repita fragmentos enteros de los monólogos de Rust Cohle como si fueran los pensamientos de Pascal pasado de metanfetas.

carcosa_1.6e37f32827bd47020ce7b8aad237a1da

Yo también, como no, me he perdido y vuelto a encontrar en los laberintos de Carcosa y el Rey Amarillo. Ocho horas a pie de obra rastreando los arcanos de un guión tan intrincado como el árbol genealógico de los Alba.

door.7ca5ff9e26b1e3a81442bcfab012a9f3

Concluida la historia, atavismos, pederastia, almas errantes y oscuridad, todo el mundo parece haberse quedado vacío. Queda, solo, el sabor a tierra seca de una solución final abrupta y deshilachada, con un montón de preguntas sin respuesta.

Mientras, los compadres rumian por los rincones evocando su escena preferida o ese instante de relámpago donde advirtieron en un gesto, en una palabra, en un movimiento de cámara, una luz en la caverna. Por ejemplo, aquella mirada sin propósito de Cohle mientras tortura la enésima lata de cerveza.

rust_cohle

¿ Y cúando comienza la segunda temporada ?

GIMOTEOS

Lluvia de lágrimas de cocodrilo en la Ciénaga. La casta, disfrazada de coro de plañideras, lloriquea y parlotea a la sombra de un muerto arrinconado.

Los ornitorrincos asesinan, otra vez a ese Cesar, con adjetivos póstumos, gimoteos con curare y cinismo por arrobas.

Miradlos, tan soberbios, con esas muecas de dolor tardío tatuadas en sus caretos de piedra, despidiendo al hombre muerto y a los mil relatos de la leyenda, de la ficción.

Rápido, cerrad la caja y que el olvido haga el resto.