LA PESTILENCIA / SEXTA OLA/ V

Bien, un comprimido MULTICENTRUM + 50 y un capítulo de AFTER LIFE son suficientes por el momento para apaciguar las horas que restan para lo que sea. Desde la ventana de la Jaula veo una Luna como un queso, limpia, amarilla y hermosa. Brilla en la noche opaca como un refugio. Es un Martes de Enero seco y helado que tiene pinta de no dejar ningún recuerdo. Cualquier sustancia ahora mismo es un sarcasmo magullado aquí dentro como en la Selva de ahí afuera.

Ah sí…también alguien ha sugerido que descubra una voz negra y que le dedique un rato. La debutante CELESTE, cierto, grita muy bien y susurra mejor. Es como una sobrina-nieta de Roonie Spector (D.E.P.). Mientras biocido los rincones oscuros de un par de habitaciones le doy gas a los aullidos de esta Epiphany, reina del neo-soul con fuegos artificiales. Narcotiza sobradamente.

BIGTRINITY

Rápidamente contraprogramo a la niña por la potencia. Y doy fe. Así debe ser. Puestos a pulverizar la escoria diaria con llamas en el fango elijo el centelleo por el dulzarrón. Acero vs Chantilly. Detesto la máquina-matrix pero cultivo mis debilidades con minuciosa dedicación…

En fin, deposito con cuidado las agendas de los tres últimos años en una bolsa de basura junto a las pieles de naranja, los yogures Bio y un libro de Julia Navarro. Bajo al contenedor de la esquina y la arrojo sin rencor a sus fauces. Me siento relajado, irrefutable. Es como amputar el tiempo y los eczemas.

Dejémoslo aquí por el momento…

LA PESTILENCIA/ SEXTA OLA/ IV

Avanzada la mañana, destemplada y fría, huroneaba en NATURA buscando unas zapatillas cómodas mientras olía pigmentos y alcoholes desparramados por tribus ociosas que zanganeaban por los minúsculos pasillos del recinto pigmeo. No encontré lo que meticulosamente deseaba pero, a cambio, arramble con una bufanda entre bizcocho y aguacate. Una mujer lívida con un Tomás Nevinson bajo el brazo colisionó con mis cavilaciones y farfulló un educado monosílabo. Vida buena, me dije.

En la calle, céntrica y arrebatada, cientos de seres con bolsas de plástico arcoíris deambulaban en busca de placeres remotos. Su avance era átono. Junto a un Despacho de Loterías, un grupo musical llegado de extramuros aullaba una vieja antífona a lo Tom Waits. La vocalista, algo maltrecha, desgarraba su laringe de manera encomiable. Su esfuerzo era inadvertido por el torrente homínido.

ABORIGEN DESENMASCARADO

A cada paso me detenía ante los escaparates luminosos: necesitaba arder con goces inéditos. No sabía bien qué pero presentía los vacíos que deberían ser (ya) aniquilados. La ensoñación se prolongó durante un tiempo arbitrario. A mi lado, los androides embozados se diseminaban como hormigas apiñadas. Me pareció que participábamos de un rito vasallo rebosante de pequeños erdoganes. El rodillo funcionaba a pleno rendimiento.

Y aún cuando la atmósfera que me rodeaba era desasosegada, me sentía bien, iluminado, cándido cretino autosatisfecho. En el mercado compré un solomillo y un Malpuesto 2.019 y regresé a la Jaula haciendo elipsis por los barrios extraviados…

LA PESTILENCIA/SEXTA OLA/ III

Nuestro Erdogan , esa arrogante mandíbula, nos ha despedido por este Año pestífero con otra filfa de su infinito repertorio. Ser sujetos pandémicos, ha insinuado el bello arlequín, es admirable para el porvenir de nuestra noble Tribu. La mansedumbre es el camino expedito al placer. Y fuese…

31/12/21…21,08 horas. Aquí ando digeriendo. Mientras se extinguen las horas y las entretengo escuchando las Vier Lezte Lieder de Strauss majestuosamente interpretadas por Jessye Norman y así seguiré cavando, lo prometo, hasta que acabe con el Nicolas Feuillatte que se hiela en el Frigo. Decidme que puedo hacer sino. No conozco, hoy, otro pasadizo para perderme y olvidar a esa nuestra «Quijada que farfulla».

Peones Asintomáticos

No hay sutura en este lado del paraíso. Solo una luz sudada entre la bruma persistente. Canta Jessye y la sangre borbotea. Gestiono el hastío con un ímpetu de cristal. Im Abendrot. Como conciliar la hermosura con la desazón.

Esta noche acribillada por la memoria va a ser un enigma. En este instante, el mono gramático que masculla es un jirón, una vela que arde demasiado rápida, un deseo tuneado, una escaramuza, un párrafo sin comas. Veremos.

Y llegará otro día disfrazado de nuevo año, sin embargo, la carcoma seguirá acechando y la sombra del miedo continuará siendo esa membrana viscosa que nos aísla de aquella vida que perdimos hace ya veintidós meses. Acorralados a la espera…

ALPHA RADIO

Jamás, nunca lo hubiera supuesto. Que va. Yo nací al consumo hidratante de la música en la dorada Década de aquellos Sixsty tan mitificados. Y desde allí, Steppenwolf mediante, me fui deslizando hasta el actual Abismo de Helm y sus bebedizos.

Born to be wild

Así, en esta tarde demudada, vago en ALPHA RADIO porque el algoritmo sueco ha resuelto que me conviene. Que viaje tan largo. Es decir, ya no soy el mismo homínido de ayer o tal vez si. El hecho es que ahora mismo NEARLY GOD me está sometiendo a una estupenda travesía trip hop. Un tatuaje atroz a mí justa medida. Es hambre o snobismo. Soy limpia materia líquida o una ameba liofilizada…

Da igual. Mi neutralidad es un himalaya inabordable. Combino a Grace Slick con Tricky y sigo adelante ahora que todo está perdido.

WHITE RABBIT

El hecho irremediable es que las intuiciones de hoy pasan por nutrir mi citoplasma con las cosas de ALPHA y sus amigos. Que vamos a hacer. Soy un junco que cogita. Un piedra rodante. Un eco y su simulacro. ALPHA es mi anfetamina y los pagafantas de Spotify lo saben.

El requetebucle

Alpha Radio es, a esta hora declinante del Segundo Año Pestilente, mi Omega. La frontera porosa por donde voy y vengo con la ansiedad doblegada. Orbito en un bucle. Duermo en una telaraña de arrumacos ALPHA. Y digamos que a veces , alucino con ser terso y feliz.

Pausa en este plutón: me como unos dátiles y busco un tutorial para cocinar unas navajas. Así sea…

LA PESTILENCIA/SEXTA OLA/ II

Hola¡¡ Nuestro Erdogan nos ha felicitado «Estasfechas» superchería que para su cráneo privilegiado significa yolandear el excéntrico y común: Feliz Navidad. Puagg¡¡ Y así todo.

Día 1 de San Mask. He pateado las calles de esta vieja ciudad augusta para comprobar en plan epítome la servidumbre voluntaria del pueblo. Conclusión: Nos pastorean con eficacia colosal. Los tapabocas y las miradas de hiel abundaban en la jungla. Salvo, cierto, en las terrazas de los bares donde los Verdejos eran puro éxtasis desenmascarado.

Mi mismidad ha retado a la Stasi caminando sin Mask un buen rato. Un cenobita levemente altivo. Camaradas de la migración multi-multi me han acompañado en la insumisión. Merecíamos, me he dicho, un travelling descriptivo a lo Orson Welles para subrayar la osadía…

Antes del Boom….

Ahora medito encerrado en la Jaula. Es Nochebuena. Preparo tostadas con paté de tomate deshidratado y jamón. Reverbera NEARLY GOD. Apago el Oppo. Llueve sumisamente en la intemperie. Los homínidos circulan cabizbajos, tal vez desamparados. Parpadean luces de colores en las celdas desoladas. Tregua Omicrón. Esta noche, tío, gana lascivamente el turrón. Mañana continuará la hekatómbe y la farmacología.

Y así todo…Night…

LA PESTILENCIA/SEXTA OLA -I-

Nuestro Erdogan va firmar un Decreto( multienésimo). Nos quiere emboscados en la Rúe. De inmediato, alienta un leve motín en el Rebaño. Bah…la nada sulfurosa. Una escaramuza mientras almacenamos patos rellenos de ciruelas, piñones y foie para celebrar este fin de semana nuestra condición de esclavos.

Todo flow, ya sabeis…Volverá la inquisición a las calles y el majarismo conceptual. El limbo goza de una estupenda salud aquí en Yolanda`s Land. Bebamos ríos de Bollinger Cuvée lo vamos a necesitar.

Mask, mask…

Cuando me regodeé con la satrapía bajé a la calle erguido como un junco. Caminé a lo largo de cuatro manzanas sin embozo, saboreando la libertad de respirar el aíre neblinoso. Me crucé con ciudadanos semejantes y otros tabicados que nos miraban con toda la escala visceral de la injerencia. Matrix Resurrections.

Compré vituallas y retorne a la Jaula que esta noche juega el Liverpool allá, al otro lado de la frontera. De momento, no tengo fiebre…