Otro Cumpleaños

OTRO CUMPLEAÑOS


Hoy es mi cumpleaños. El día ha  nacido desapacible, con demasiadas nubes y ese ventarrón inefable que define a esta ciudad pasmada.  He bebido champán para desayunar, un capricho,  y unos cuantos amigos me han abastecido por teléfono  de un desmedido surtido de carantoñas. Lo acepto; en ocasiones esa catarata de afectos, a veces insoportables, es más  eficaz  que cualquier regalo ampuloso.

Más tarde he recorrido, con pausa cansina ,una de las riberas recuperadas del ancho río sucio de esta ciudad augusta. He visto allí demoler antiguas naves industriales para ganar espacios ávaros, sobre los que se abalanzarán, pronto, los mercaderes. He observado miradas huidizas en transeuntes demasiado apresurados. He oído los gritos felices de niños jugando a destrozar  papeleras.  He disfrutado, en fín,  con los ademanes resueltos de esos tipos con demasiado fijador en el pelo, siempre adosados a “moviles” de la última generación autista.

Nada nuevo, parte del paísaje  por donde deambulo. El intestino de esta metrópoli que habito,  con la conciencia desganada de quien presiente que al otro lado, todo es de color  ceniza.

Pero es mi cumpleaños. Por tanto, me he permitido comer, sólo, en uno de esos restaurantes demasiado níveos, con estremecidos cuadros de geometrías vagamente abstractas y platos raquíticos.  Luego me he regalado, en mi bar favorito, una de esas copas en las que la ginebra escasea y el hielo es excesivo y he fumado cigarrillos callejeros ante la  mirada oblícua de algunos inquisidores. Luego me he regalado dos DVDs de John Ford que no tenía y un libro que alguien me ha recomendado: MERIDIANO DE SANGRE.

Cuando la noche se ha abatido  sobre la vieja ciudad,  he languidecido en una esporádica conversación con alguien conocido del que no recuerdo su nombre,  me he reunido con B. que me ha regalado una flor amarilla y un beso sin ansia y he llamado a mi tía Elvira para confirmarle que sigo vivo.

Ya en casa he cenado jamón de york, nueces y una granada. He desconectado los teléfonos, he limpiado el baño, he respondido a dos correos electrónicos, he escrito, con impaciencia,  esta nota y  me he embutido en la cama con alguna lectura antigua. Un cumpleaños más. Seguimos en el camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s