Huevos fritos, chismes y una cinta de Lou Reed

HUEVOS FRITOS, CHISMES Y UNA CINTA DE LOU REED

Con puntualidad prusiana, una decena de ex-trabajadores, en el primer jueves de cada mes, nos reunimos para almorzar, parlar y suturar el frágil vínculo que nos une con el pasado común. Una alegre pandilla a pesar que somos ganga residual. Un puñado de jocosos pre-jubilatas, entre los más de cuatro mil trabajadores de una empresa pública, pateados al limbo para cuadrar un balance a martillazos.

Y aquí estamos hoy mojando pan en huevos rezumantes, guarnecidos de patatas aceitosas, jamón y unos callos obsequio de la mesonera, con esa camaradería un poco forzada que nace de la necesidad de revivir la memoria compartida. Y mientras trasegamos, el vino corre ya sin tasa y el parloteo deriva en estrépito, jolgorio y confusión. La tormenta perfecta. Son las once de la mañana.


Uno de los nuestros, nos cuenta su reciente viaje a Nueva York, un antiguo sueño por fin consumado, y como ha regresado de la gran manzana con la aspera sensación de que el Imperio se desmorona y que el MOMA es un fraude (sic). Nos muestra fotos obvias, varias en la zona cero,  y un billete del metro que se ha traído de recuerdo. Otro, mete baza atropelladamente, para informarnos que un amigo común, Ramiro, está ingresado en el Clínico con un problema circulatorio inquietante. Pepe, el de San Lamberto, narra satisfecho una anecdota laboral ocurrida hace 20 años que a todos nos suena arqueológica pero que celebramos con regocijo; como si fuera la primera vez que la escuchamos. Satur, el socio del Real Zaragoza, comenta consternado que ha devuelto el carnet y que no pisará el tabernáculo de La Romareda hasta que Agapito se exilie al Congo ( dice). Etc… Etc… Yo asiento, río y bebo vino.

En el esperado climax de los carajillos, se inicia la sesión de cotilleos sobre los actuales dirigentes de nuestra empresa. Hay grandes chanzas, algún exabrupto y hasta reflexiones profundas sobre la decadencia profesional. La sección política también tiene su hueco, con los habituales brochazos apocalípticos de barra de bar. Pero a estas alturas de la fiesta mensual, las lenguas ya son de trapo y el más sobrio aprovecha para poner  fín al sarao.

-”Eh…en el próximo mes, el jueves cae en 4. Aquí como clavos…”

El cónclave, pues, se levanta, dos horas después, con profusión de apretones de manos y abrazos excesivamente cálidos. Los ojos chispeantes, las mejillas carmesí. Yo enciendo un cigarrillo y me pierdo por los vericuetos del Tubo. A la altura de El Plata, recuerdo que aquí al lado había una tienda de discos donde yo compraba vinilos y cassetes con ansia insatisfecha. Por alguna razón imprecisa, quizá por el efecto alucinógeno de la reunión de los ex,  me pongo a cavilar sobre el retorno del pasado y, en especial, sobre una cassete de Lou Reed, “Magic and Loss”“>, que compré en aquella tienda ahora mutada en un negocio de tragaperras. Las letanías del músico neoyorkino me acompañaron sin paúsa, durante una excursión por el valle del Irati, camino de Elizondo,  en la Semana Santa de hace veinte años.


Esta asociación, algo pedestre, de callos, chismes y rock and roll, me ayudan a digerir esta mañana de efusiones con sabor a dulzona nostalgia, a huevo frito proustiano.

En fin, desemboco en la Plaza España. Hace calor, observo el avance de la primavera en la profundidad de los escotes, en las risas contagiosas y me percato que mirar atrás no me deprime, todavía. Sólo me informa que mi equipaje sentimental comienza a ser un fardo pesado, con demasiados recuerdos color sepia. Sigo adelante y tecleo en el móvil el teléfono de Beatriz…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s