CARMELL JONES

    En días como hoy, cuando hierve la ciénaga y El Gran Ornitorrinco  es aclamado por sus cuates con sumisión adhesiva, sólo queda la huída a la tierra de las mil danzas. Escapar de las sonrisas venenosas  a territorios más hospitalarios.

Así , en este último sábado de Mayo, he contraprogramado las rutinas del día, con un merecido viaje al planeta del Jazz.

Para ello he hurgado en los podcast de RNE, en los programas del gran Juan Carlos Cifuentes, hasta encontrar una perla entre tantos cristales rotos. CARMELL JONES, un trompetista inédito para mí.

   La grabación que he escuchado de un “standard” de Cole Porter, me ha abierto nuevas vías de escape en el laberinto del día. El torrente armónico del músico de Kansas se ha llevado por delante el polvo que me cegaba. Un sonido limpio, brutal y, a la vez, balsámico.  Buscar hacia el minuto 26 de la grabación y disfrutar como yo lo he hecho.

                                   –live_audio_PopUp.shtml?idAudio=1114122&vp=4.0.21&lang=es

Ahora, al atardecer, riego las macetas mientras espero, con ansia no disimulada, a que Iniesta comienze su recital de triangulaciones en Wembley. En los auriculares escucho a Carmell Jones por enésima vez.

En las tierras de Mordor, nubes de incienso corrosivo envuelven al nuevo timonel, pero aquí, en mi balcón, todo es liviano y ausente. Los milagros de la música .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s