RAIZ DE INTELECTUAL

RAÍZ DE INTELECTUAL

Se considera a Rousseau, el padre nutricio de un arquetipo: el intelectual moderno. Con él comenzó la invasión.

 Con el pensador ginebrino nació  la mitología de esta tribu y, también, todos los vicios que la adornan. Entre otros, la incoherencia, las contradicciones, la vanidad o la doblez moral.

Diderot afirmó en su tiempo que el autor de El Contrato Social era “cruel, hipócrita y malicioso”. Voltaire llamó a Jean-Jacques, “monstruo de vanidad y vileza”. Una de sus mujeres, Sophie d´Houdetot, no se cortó nada y dejo dicho para engordar más la leyenda que Rousseau era “una figura patética y un loco interesante”.

 En fin, el taimado pensador ha pasado a los archivos de las frases hechas con esta perla escogida: EL HOMBRE ES BUENO POR NATURALEZA.

 Para demostrarlo, abandonó nada más nacer a los cinco hijos que tuvo con la lavandera Thérese Levasseur.

 La jeta poliédrica de los intelectuales se gestó con él y todavía vive en nuestros días con enorme éxito y aceptación entusiasta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s