MORITURI

MORITURI

En el libro que leo estos días, NADA QUE TEMER, de Julian Barnes, se pueden leer cosas como ésta:

«…la novelista Edith Wharton veía escasas muestras de redención. Consideraba la vida como una tragedia – o como mínimo como una comedia – con un final trágico. Su amigo Henry James definió la vida como “el tránsito penoso que precede a la muerte.” Y el amigo de él, Turgueniev creía que la parte más interesante de la vida es la muerte…»

 Dicho lo cual añado: a menudo, cuando los días se apagan demasiado pronto, lubrico mi sesera con la idea de la Parca deslizándose a mis espaldas. Cruzado el medio siglo uno comienza a distraerse, cada vez más, con una cierta visión fatalista del calendario. Y descubre una cosa: le inquieta más el  pasado que se desvanece sin dejar huella que el inevitable futuro.

Una visión del asunto

Apagar la luz al final de la noche, suele ser a esta alturas un descanso sin enigmas. La Parca camina sigilosa; la huelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s