TUITEANDO EN LA OSCURIDAD


De pronto me ha urgido la necesidad, irrefrenable, de sumergirme en el núcleo duro del galimatías. Y aquí estoy, nadando a contracorriente en el borrascoso mar de la nueva poética: el tuiterismo.

Ave Fenix

Para empezar me he obcecado en descifrar sus códigos . Que demonios es #hashtag# y su más elemental consecuencia el #trending topic#.  Y así todo lo demás

He pasado minutos muy entretenidos desbrozando esta jerga seminal en la gramática parda del nuevo lenguaje.

Exhausto después del viaje iniciático por este submundo, tengo algunas sensaciones que paso a desvelar con impunidad.

A/: El #hashtag# sería como una provocación lacónica, gatillera y rotunda que tiene como objetivo crear un zafarrancho descoyuntado; osea una #trending topic#. O lo que es lo mismo, fabricar una bola de nieve en 140 caracteres y arrojarla al abismo del ciberespacio para que vaya engordando y a ver que pasa.

B/: Su finalidad: el deseo más antiguo del hombre: gritar en medio de la muchedumbre para, en el batiburrillo, socializar las incertidumbres. Lo que hubiera hecho, tal vez, Platón con sus soflamas si hubiera dispuesto de una conexión a Internet.

Ya más tranquilo y después de un par de vinos en una tasca del Tubo, me paseo por la Plaza del Pilar para presenciar en directo, la evolución del penúltimo y muy aplaudido vástago de esta  nueva poética microblogera: el Movimiento 15-M

Me empapo a conciencia de la tormenta de ideas que allí se evacua, mientras sorbo un gazpacho popular bastante aguachirle que me suministra un #follower# de la acampada. Reflexionó, evoco tiempos idos y me desvanezco por las calles traseras de La Seo en busca del anonimato.

Me temo que he llegado tarde al #trending topic# que a modo de menestra revolucionaria se está convirtiendo en el éxito de la temporada. Yo que en estos momentos leo una antología personal de un marciano llamado Julio Camba y que anoche vi “M el Vámpiro de Dusseldorf,” con la ingenuidad satisfecha de un niño, me declaro  incapaz de generar uno de esos #hashtag# evanescentes que pretenden, pomposos,  influir en el sentido de las cosas. Que inutilidad.

El Estupor
El estupor

Soslayo, pues, el tuiterismo y sigo mundo adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s