ASTILLAS ELECTORALES

 Hace unos minutos, leyendo a saltos y por primera vez, textos remotos y retorcidos del mexicano Alfonso Reyes, me he topado con una cita que se acomoda, como una horma perfecta, a nuestro gallinero electoral. 

Reyes recoge esta frase de Alfred de Vigny:« Ni amor ni odio se debe tener para los hombres que gobiernan. No les debe unos más sentimientos que el que tiene por su cochero: conducen bien o conducen mál, eso es todo.» .

Observando, desde una cierta distancia higiénica, el debate en nuestra dañina politiquería, el sarcasmo de Vigny me parece de una lucidez admirable.

Quienes se disponen a conducirnos y quienes lo han hecho hasta ahora mismo, hace demasiado tiempo que descubrieron el placer de conducir sin frenos. Ellos siempre se salvan saltando en la última curva, mientras a los demás nos amortajan.

Politiquería´Road

Nuestros conducatores, con ese rutinario y, a menudo, obsceno desparpajo que les momifica, se relamen siempre conduciendo mal, de noche y con bruma alta. En la oscuridad y en los jeribeques, trazan los planes que nos obligan a caminar a tientas por las cloacas. Después del 20-N seguiremos necesitando el cinturón de seguridad y mucha suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s