KATACLYSMOS

El Sorayismo se expande. A esta hora, es ya el nuevo placebo de nuestra acreditada trifulca diaria. Este pensamiento atroz se me ha desvelado mientras cruzaba uno de los puentes que cruzan el río marrón. En el escenario la niña de Rajoy contra la prima de Rubalpierre. Que divertidos nuestros ornitorrincos, alumbrando estos duelos en el barro. 

En el horizonte, ya veo las escaramuzas parlamentarias entre varias sorayas clonadas. El muladar político va a ganar en entretenimiento y el cantamañanismo periodístico de guardia en lacayismo;  mientras el sumidero de la requetecrísis se nos seguirá  tragando. Pero a quíen le importa. Todo sea porque el guiñol encienda cada noche sus luces.

La Genuina
La otra Soraya

Más tarde, mientras desayunaba en mi taberna preferida, he leído con un cierto repeluzno cínico que una princesa qatarí ha comprado un cuadrito de Cézanne por 191 millones de euros. No se porqué, pero de inmediato, me ha ensombrecido la mañana una de esas ideícas demagógicas que  nos allanan el camino y pretenden explicarnos la vida. Ese puñado de petrodolares bien podrían ser los intereses de la deuda griega o lo que deben una docena de esos ayuntamientos que no pagan a sus proveedores.

El Cézanne de la jequesa

Bah… pelillos a la mar. Es una patología más entre un millón. Pensad en lo bien que lucirán los “Jugadores de Cartas” en la jaula dorada de miss Al-Mayussé. Me gustaría verlo.

Algo más tarde, dando vueltas al sentido de la vida, he visto en una tele que el ex-presidente, parodiándose a sí mismo, ha tomado posesión de una bicoca en el Consejo de Estado entre risotadas y besuqueos. No me cabe duda que nuestro heroe se lo ha trabajado. ¿ O no?

 

Cuando he regresado a casa después de perderme durante una hora en SPOTIFY para rearmarme, he tropezado con estas palabras proféticas:« Así era la textura de su vida. Una crónica de punzadas causadas por los gases, palpitaciones cardiacas, dientes que rechinan, mareos y dientes disimulados (…), con detalladas descripciones de musosidades escupidas, lodos orgánicos, sales minerales y manchas de nicotina. Una industria sedente de pedos y eructos.» DON DE LILLO – MAO-II

Ha sido como la visión de un arco iris fugaz que me ha sedado. En eso consiste todo. Cuando la espuma de los días se desvanece, nos convertimos en un odre de gemidos, agua y despojos. Con esa reconfortante respuesta a los cataclismos del día, me he comido una pera, he seguido escuchando a la Peyroux y el mundo sigue rodando.

El que no se consuela…


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s