LA TORRE DEL VIGÍA

Debería evitarlo pero… no quiero. Y es que siempre que me hurgo por dentro para recordar las músicas que me han hecho como soy, surge como un geiser una canción de Bob Dylan. Sé que es un recurso fácil, pero es inevitable.  Cualquiera de mí generación tiene que convivir con esa cicatriz.  Mr. Tambourine Man nos ha marcado y siempre regresamos a su bota malaya para hundirnos en la miseria de un recuerdo cobrizo o en la exaltacion de  algún  ensueño azul y perfecto.

Mi canción es, ALL ALONG THE WATCHTOWER. Aparece hacia el final de los 60 en el disco JOHN WESLEY HARDING. La llevo colgada de la memoria desde por entonces. La he escuchado en infinidad de versiones. Esta de Pearl Jam es una de las que prefiero; ideal para cuando se ciernen las tormentas.

Tambien la he disfrutado viendo en su día películas como UNA HISTORIA DEL BRONX o en FORREST GUMP, cuando nuestro héroe se arrastra por la selva y ruge la reinterpretación que hizo Hendrix de esa canción eterna

 

En fín, es una de esas típicas salmodias de Dylan, llena de metáforas imposibles y disgresiones luminosas que, en algún momento, quisimos convertir en doctrina.  Hoy son, sencillamente,sedimento en el tiempo. Luces que todavía destellan para nuestro regocijo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s