ERROL GARNER

Me gusta escuchar Jazz porque he aprendido a huir de sus intrincados códigos secretos y de toda la arida prosa que lo explica. Sólo me oriento por estímulos baratos y sencillos.

 Disfruto con emociones elementales. Prefiero el jugueteo de armonías eficaces a los arabescos torturados.

 Quizá por ello, entre mís pianistas reína ufano Errol Garner. No goza del fervor rendido de la Academia, pero sus paseos entusiastas por las 86 teclas, gozosos y siempre joviales, me divierten más que las complejas combinaciones de alguno de los Maestros irrebatibles como Bill Evans, al que, como no, también admiro y escucho devoto.

 Aquí dejo un ejemplo de Mister Garner, cargado de “swing” a medio gas, breve, melódico y directo. Un clásicazo que suena a paseo nocturno bajo la lluvia:I´M IN THE MOOD FOR LOVE, una canción de 1935 que sirvió para que, entre otros, WONG KAR WAI  fabricara una estupenda película con el mismo título. Ahí queda eso.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s