NUESTRA BASURA

Paseo por el barrio para anotar como avanzan los despojos en los mismos lugares donde sedimentaron hace semanas y ahí, invictos, continúan. No hay cambios apreciables en el color, en los viejos aromas y en su textura. Sí acaso, han crecido raíces, estratos y floraciones nuevas,  pero su trama, su rancia solidez permanece viva e inalterada.

Por su lado pasan fugaces máquinas barredoras y hombres atosigados, pero nadie se detiene para recrearse con la edad de estos magníficos desechos y su delicada existencia eterna. Yo sí.

La ciudad, en los arrabales y en las zonas nobles, se deja fotografiar con todas sus vigorosas miasmas alimentadas por el paso del tiempo, con una dignidad que me fascina. Aprecio una cierta altivez en esta mugre histórica que nos recuerda como el cosmos sigue adelante sin mirar atrás. Arqueología pura y orgullosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s