ORNITORRINCOS EN LA CIÉNAGA -IV-

Subespecie: Rajoyterigios

En nuestra ciénaga, cada vez mas turbia por cierto, a este clan revestido de aceradas conchas y frialdad congénita, se le suele ver adormilado en la solana. Repantigados alrededor del su reyezuelo, bostezan y canturrean con una indolencia que infecta irremediablemente a quien se acerca a sus contornos. Tienen una tendencia histórica a la pachorra y a las cautelas imposibles. Deliberan lo mínimo y operan con una cierta alevosía indexeada y sostenible.

 00 CD20130428PJ

En la charca sus amigachos y todos aquellos insectívoros que en su momento les aplaudieron sin causa , les vienen abandonando a una velocidad nunca vista en este barrizal de nuestros impuestos. Hay asombro y relinchos de azufre. El gamberreo de las subespecies turbulentas se concentra en insultarles con un desahogo que huele a tactismo reptílico: se quieren quedar con la solana. Entre las aliadas tribus dinosaurias, el desamor es desgarrado y ofendido.

Pero los alados Rajoyterigios han hecho del tancredismo su mejor virtud. Encerrados con sus juegos de salón y sus fichas Excel se limitan a disfrutar de los largos atardeceres y los cantos de sirena.

Sin embargo, deberían desperezarse, un mar de cieno comienza a subirles por la entrepierna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s