ORNITORRINCOS EN LA CIÉNAGA(MENGUANTE)-II

         Subespecie:  RUBALTHERIUM

Cuando todavía eramos inocentes, esta especie depositaria de una fe sin apostasía ya devoraba en la charca avecillas y arácnidos de tres en tres. Mamíferos desgalichados pero, a su vez, misteriosamente musculosos, se han visto envueltos en diversos apocalípsis y siempre han sobrevivido. Su aspiración en la charca, como es sabido, es convertirse en los cocheros eternos del Leviatán. Su jefe tribal así lo segrega.

  En esencia, a los Rubaltherium(s) les apasiona el poder, sea a la intemperie o en la cómoda calidez de las cloacas. Son asombrosamente permeables y de una eficacia contrastada. Su avatar preferido es el claroscuro y el desdén maquillado. Como es conocido concitan odios abisinios y amistades de plomo hervido.

    En la ciénaga los armadillos-intelectuales les adoran y los defienden del acoso y los gritos del fascio pero, en secreto, niegan que tengan alma.

Rubal

   Los Rubaltherium(s) anuncian ahora que han vuelto de no se sabe muy bien donde. Deberían saber que muchos otros han huido de su órbita para siempre. A ellos, esa certeza no les conmueve.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s