HUMO DE SENECTUD

De pronto ella se acerca resuelta y dice: “Caballero, el periódico es de aquí ? Al instante, me precipito del Cuerno de la Luna y un escalofrío turbio estremece todas las esquinas del cuerpo. He cruzado la frontera, abruptamente.  No soy el eterno adolescente que interpreto, ni siquiera el tipo maduro con pretensiones mundanas.  Que va. Soy un tipo mayor.

Admito que sí no aceleró el paso no veré jamás el amanecer en un fiordo noruego. Esa es, de repente, la certeza. Así son las cosas.

Y es que, de pronto, el peso del calendario me aplasta. Siento un vértigo inapelable. Todos los frágiles delirios que todavía almaceno se hacen añicos. En los siguientes minutos mientras apuro el café y la agresión de la educada pregunta, segrego una retahíla de sensaciones robotizadas que me frustran con la radicalidad de un degüello. Sí; la mancha del tiempo que se disuelve me abraza con una obstinación que me deja desnudo frente a las tormentas.

Senectud 1 (2)

Ese “CABALLERO”susurrado, así soy visto, me ha dejado desarmado, laxo, descoyuntado. El humo madreperla de la senectud se extiende como una tormenta de polvo que me confunde y me pierde. Es decir, soy un individuo viajando en la cuenta atrás. Y me deslizó a toda velocidad. A partir de este minuto rotundo como un desgarro, cambia mí mirada sobre esa mujer que pasa, sobre su olor que intuyo. Me irrito.

Seré pues solo un lector afrancesado de Paul Morand/Julien Gracq, un seriófilo ensimismado , un fumador de puros, un pasajero del sarcasmo, un disidente impune, un hincha del Liverpool. Viajaré repetidamente a ese pueblo de la Rioja Alta que admiro y a los campos de unicornio de Terrence Blanchard. Sólo escucharé lo que necesite y aceptaré como un náufrago arrogante que desde ahora el deseo será un vislumbre azaroso, un hiato.

Robert-Doisneau. 3 . Au bistreau

Mientras camino cuento los meses para el próximo cumpleaños y lo que suma.  Maldita sea, no hay coartada, soy un caballero prejubilado que se desliza por un áspero tobogán. Si no me esmero, pronto pasearé un perro y lloraré en los crepúsculos del invierno.

 

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s