Categoría: ORNITORRINCOS EN LA CIENAGA

¡Echa un vistazo!

Anuncios

ORNITORRINCOS EN LA CIÉNAGA-ENÉSIMO CAPÍTULO-

 

Hum…la Parca se pasea, desnuda irrefutable, por la Ciénaga llevándose por delante a unos cuantos Conspicuos. Esta semana han caído un par con distintas genuflexiones afectivas por parte de las tribus cenagosas –todas y cada una de ellas vergonzosas hasta el vómito–. Ornitorrincos ejemplares se han ido, dejando tras de sí sedimentaciones enfáticamente ridículas.

Los lloriqueos por Rita y Fidel y sus correspondientes replicantes feroces, han sido en su brutalidad empírica dañinos pero luminosos. Han mostrado al Cosmos el fango moral del que estamos construidos.

by-the-death-bed

Los chapoteos mientras los muertos se embalsamaban, han sido ejemplares en su laceración. Todo el rencor del que somos capaces se ha expandido geométricamente por el barro con un ímpetu salvaje; y a la par,  hemiplejía hipócrita de láudano y  vaselina en aluvión desatado.

La Ciénaga ha homenajeado a la valenciana y al habanero, con toda los colores de la impudicia y el espectáculo ha sido maravilloso en su sordidez.

TRUMPAZO

En el Imperio hay un Ornitorrinco que se llama Trump. Hoy es el Gran Jefe que va a heredar el maletín nuclear  de Frank Underwood. En el Viejo Balneario Europeo todos están desolados y lloriquean por las esquinas.

image

Pero Trump no es un energumeno sobrevenido. Es un ejemplo brutal  de la metástasis que nos engulle  con la voracidad de una morena. Un lenguaraz populista que aquí en la Ciénaga votaría a Ramón Espinar.

El atrabiliario esposo de Melania no ha llegado a nuestras vidas porque millones de subsidiados rednecks más allá de los Apalaches se hayan vueltos tarumbas. Lo ha encumbrado el fracaso de los Dinosaurios mediáticos de por allá y el ensimismamiento de las  élites políticas. Trump es la respuesta al agotamiento del sueño americano.

Este Ornitorrinco de manual  responde a la quiebra de la época: el nacionalismo identitario y la fiebre populista. Es un mercader iconoclasta. Tal vez un peligro público. Pero es que la vagina de Susan Sarandón y los editoriales de The New York Times, son ya un lastre antropológico para millones de ciudadanos perplejos por la inercia de las cosas.

 

 

 

 

 

RADIOGRAFÍA ORNITORRINCA. AGUAFUERTE.

He aquí, pues, como Míster Podemos, se manifiesta cada día que pasa como un cristalino caso de Antropología forense. Veamos: este Bípedo presuntuoso ha logrado mezclar todos los tonos del narcisismo con la banalidad sentimental y le funciona como un arpegio noble.  El mejunje hace las delicias extraviadas de una mayoría suculenta de los Media y  de  las turbas selváticas  del Magma internauta. Su construcción estética y su desparpajo teatral, son recompensadas con la cegadora luz de un exitazo inescrutable.

Es decir, el asunto merecería que se estudiaran con afán de orfebre poseído,  los abismos cerebrales de nuestros contemporáneos.

pablo_iglesias-pedro_sanchez-politica_158246904_17341387_1706x960

En consecuencia, tenemos como el reinado del sátrapa es, de momento, inmarchitable. Su osadía dulcificada por las  carantoñas que regala a las multitudes, es bastante indigesta pero cuenta con el regocijo de la gente que lo adopta como lápiz labial, como mermelada de arándanos, como sacarina, como aceite de ricino, como fuego fatuo, como espuma láctea, como gasolina de cualquier delirio gaseoso.

Miradlo. Con toda esa inflación de fetiches de andar por casa, con esa media sonrisa que alimenta un ego de hipermercado, con ese aíre perenne de auriga plomizo siempre dispuesto a proferir una conjetura que nos lleve a un desierto tártaro.

En fin, la criatura es tan nuestra como los páramos monegrinos. Un sintagma de nuestra pereza ética. Un figurante con pretensiones de Nerón.

Pero sabedlo…el petulante ha crecido a la sombra de nuestro Manual de Rencores; ese substrato donde germinan todos estos polímeros efímeros y fulgurantes.

 

 

 

 

 

 

 

MICROPROSAS DESMAÑADAS

. María la Hípster habiendo leído la bibliografía completa de Don de Lillo, decidió salir de su igloo de cincuenta metros y pulsar los quejidos de la ciudad. No tardó demasiado tiempo en conocer que había nuevo gobierno: un plurimosaico  de egos preadánicos y barba de tres días. El déficit se había cuadruplicado; así como las tasas de alcoholemia y los canales de TV tribales. Alba Carrillo se había casado por decimocuarta vez con un jugador lituano de hockey hielo y media Europa era una Colonia socialdemócrata de DAESH. Las gafas de pasta ya no se estilaban y Twitter permitía escupir a la Luna en 170 caracteres.Decidió retornar a su mundo. Turno para las obras completas de Siri Hustvedt.

+++++++++++++++++

. El hombre, cabeza dodecaedra, esparció una nube blanquinosa a su paso con un ademán desalentado en las solapas de la Trench. El polvillo viajó hasta la acera  suavemente y se filtró por los poros de la cerámica mohosa. Al cabo,  el tipo de los doce perfiles se disolvía por las esquinas y del suelo brotaban glicinias  de un extraño color mandarina. Alguien gritó que olía a muerto. Una nube apagó el sol de Agosto. En los ojos de los curiosos se multiplicaban retículas dodecaedras de escarcha.

TheNostalgiaOfTheInfinitebyGiorgiodeChirico.jpg

+++++++++++++++++++++

. Maisonave arrastró su reuma hasta el octavo piso del Hospital. Torció a la izquierda donde nacía un largo pasillo gris y blanco que olía a desinfectante, brisa defecada y ungüentos ácidos.  Hombres blancos arrastraban carros rebosantes de gasas desechadas, prendas arrugadas y bolsas de suero vacías. Maisonave supo entonces, sin genero de dudas, que había llegado tarde. Cualquier reconciliación no sería posible. Se interponía el avance inexorable del Gérmen en toda su magnitud. Exangüe, renunció a seguir, volvió sobre sus pasos y en la máquina del café extrajo dos Crunch. El ruido del plástico al desliarse le mostró el camino. Así pues…

 

 

 

 

 

 

 

 

ORNITORRINCOS EN LA CIÉNAGA-FLASH 4

  Tertuliantropus Simplicius.

He aquí un ejemplar seleccionado. Sujeto destacado de esta prolífica subespecie parlanchina que experimenta, en los últimos tiempos , un inaudito crecimiento vegetativo en las zonas seminobles de la Ciénaga.

wp-1472145761600.jpeg
ARQUETIPO MACERANDO NO SE QUE…

 

Estos protofidios de lengua tribífida y vivaz, poseen un vocabulario limitado y acusadamente pírrico que lo simulan con ungüentos de bergamota y diazepan. Son redundantes, pepinaceos y  basicamente estériles. Gruñen en el vacío con una alegría desorbitada. Caprichosos y lenguaraces,  pueden ser ceñudos y desagradables. Sin embargo, pese a su ahinco son placebos. No dañan ni siquiera la superficie de las cosas.

Eso sí, son de una fidelidad lanar a los dictámenes de los edecanes del Lodazal. Su verborragia es un eco. Voceros de criaturas más sinuosas, les excita ser subalternos y aguafiestas. Correveidiles reptan por las aguas turbulentas con la arrogancia de los simples.